Ene 072015
 

empatiaEsta palabrita, empatía suena muchooo últimamente. Sin embargo desde mi punto de vista lo que se lleva a la práctica es una falsa empatía.

La falsa empatía: para mi es aquella donde nos ponemos en una situación dada en el puesto del otro, pero sin darnos cuenta lo hacemos con nuestros propios paradigmas, valores y visión de los hechos.

Seguramente habrás escuchado muchas veces : “ es que yo me pongo en su lugar, y YO no haría o diría esto o aquello ”
Para que exista una verdadera empatía, el primer paso es intentar entender como esa persona ve el mundo, sus valores, sus referencias, sus creencias y solamente después de tener estas consideraciones, asumirlas temporalmente como nuestras es que debemos intentar ver una situación dese esa óptica. Lo expondré mejor con un ejemplo.

Una vez una amiga me comento sobre alguien cercano a ella, que pasaba por serios y traumáticos problemas con su pareja. Yo solamente le comente “ponte en su lugar y ¿dime que harías? ”. La respuesta se hizo esperar “ es que lo hago, y por eso te digo, no sé cómo lo soporta ”

Pero hay un pequeño detalle que no les comente, esa persona (la que tenía problemas) era gay y con problemas de autoestima entre otros.

Entonces lo que le comente fue, “ te falla la empatía ”, ¿Por qué, si me pongo en su lugar? Me replico ella.
Te fallo porque estás viendo la situación desde el punto de vista de una persona que se tiene así misma, sin problemas de auto estima, heterosexual, te estas poniendo en su lugar, pero desde tus referencias. Ahora si consideras su visión de mundo, dime, ¿ qué harías, como te sentirías? No lo sé, me respondió, esta es una respuesta sincera. Se entiende ahora la diferencia?

Un ejemplo tal vez exagerado, pero que nos ilustra bien esta situación, sería una persona con síndrome de asperger.

Las personas con este síndrome tienen unas características muy particulares, entre otras su forma de procesar la información y la escasa capacidad de respuestas emocionales, usualmente desproporcionadas a un evento para nosotros cotidiano sin importancia, pero que en SU visión tiene otra carga.

Entonces en un supuesto evento, sería sumamente difícil (pienso que imposible) establecer la empatía , que tiene un carácter netamente emocional con una persona con este síndrome, porque aun cuando la persona sin el síndrome podría entender la condición de un asperger, este último no puede procesar el punto de vista del otro.

Otro ejemplo lamentable que se ve y nos sirve, es cuando una persona adulta entra en lucha con un adolescente rebelde.

En este caso usualmente hay 4 escenarios a considerar:

1.- Donde el adulto se pone en el lugar del adolescente, pero con la experiencia del adulto he intenta hacerle entender los pro y contras de una situación.

2.- Donde el adulto se queda en su posición de adulto y pretende que el adolescente piense como él.

3.- Donde el adulto baja su nivel y discute como si fuese un adolescente (esto bastante frecuente por curioso que parezca)

4.- El adulto intenta pensar como el adolescente, ver la situación como este lo vería y establecer un dialogo efectivo.

Lastimosamente, los puntos 1, 2 ,3 y son bastante frecuentes, y quien piense que no es así, solo le invito a observar el entorno, noticias, etc.

Evidentemente, el punto 4 es el que se debe buscar si hablamos de empatía.

Como verán he ilustrado 3 ejemplos de la falta de empatía, tal vez un poco exagerados, pero validos a los efectos de lo que pretendo explicar.

Evidentemente, la empatía es un trabajo diario, pero que en definitiva nos hace crecer como personas, porque ponernos en lugar de otros con sus puntos de vista sobre una misma situación es entender las diferencias, inclusive más que entender su visión es saber cómo se SIENTE. En lo diferente es donde está el crecimiento, jamás se crece en lo igual.

Y supongo, al menos es en lo que creo firmemente, que no hay que intentar cambiar el mundo, hay que ser mejores a título personal, porque los cambios individuales son los reflejados en el colectivo. La empatía debe ser de los primeros sino el primer paso.

Pretender cambios globales cuando ni siquiera trabajamos en lo personal es un total sin sentido, pretender un mundo donde las personas se entiendan sin el debido trabajo personal es una soberana perdida de tiempo, es el ego en su máxima expresión.

De la suma de la falta de empatía y un súper ego nos arroja como resultado la lastimosamente muy presente INTOLERANCIA. Esta nace cuando considero que mis ideas son válidas y las tuyas no, la pregunta sería ¿he intentado entender realmente tus ideas con tus paradigmas?

Esa pregunta con su correspondiente respuesta reflexionada debidamente es lo que nos abrirá paso (entre otras cosas) a un mundo mejor.

Podemos engañarnos y decir que si hacemos el ejercicio (practicar la empatía) , pero la verdad es que generalmente ese ejercicio no se hace, porque estamos más acostumbrados a oír para replicar que para entender. ¿ Lo dudas? Solo observa como esta e mundo….Y así nos va como nos va.

¿Quieres un mundo mejor? Empieza por ti.

Realmente, el intentar entender el mundo emocional de otro, su visión no es trabajo sencillo, pero en definitiva necesario.

Eso como mencione anteriormente no solo nos permite un mundo mejor, sino un enriquecimiento personal altamente necesario, porque nos invita a volver a algo que hemos perdido, algo que se llama HUMANIDAD.

Sorry, the comment form is closed at this time.